El Apareador

Vida de pleno empleo

 

Un niño que busca oficio

empezó a escribir

al verse en el precipicio,

bien poco puede decir,

salvo que la experiencia

de aprender a vivir

no tiene desperdicio.

.

¿Cuál será mi oficio?

Pregunta para la eternidad.

.

No persigo el beneficio

y detesto la mezquindad.

Aún sin ser muy listo

es conocida la sociedad,

encasillan a todo Cristo

para poderlo identificar,

especialmente al moderno

que ya no sabe dónde está,

en su historia de cuaderno

no le enseñaron a meditar,

pero sí un enorme tablero,

de ilusoria prosperidad,

en el que gana el primero

la medalla de la fidelidad,

a un falso dios, Don dinero

y la manipulación del capital,

uno más de sus inventos

que despista al personal.

.

Un sistema para enfermos

que algunos llaman sociedad,

nos confunden con los términos,

imposturas carentes de humanidad.

Con estas hoy nos vemos

si queremos trabajar,

nos proponen su empleo,

yo prefiero: Aparear.

.

.

Pieza de la obra:
PEQUEÑO ACOPIO DE POESÍA MANIFIESTA – “Letras sin canción”
Apareador
(c) 2014
poesiamanifiesta@hotmail.com
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s