¿¡¿¡¿ Historia Universal ?!?!?

Sí, me pregunto cómo una mente aparentemente humana puede concebir semejante concepto.

¿Qué me respondo? Pues como siempre hay varias posibilidades pero todas ellas parten de un mismo principio universal, que podríamos expresar metafóricamente cómo: “El tejado reposa sobre la cabeza, el suelo reposa bajo los pies”.

Una posible respuesta sería que sólo puede tratarse de alguien que estaba haciendo el pino con la cabeza bajo el suelo cuando se le ocurrió tal estupidez, esta sería la respuesta más simpática que se me ocurre.

Quizás tan sólo se trataba de una broma de mal gusto que muchos tomaron en serio.

Pero si nos ponemos serios, que no enfadados, veremos que estamos ante una potente inversión simbólica, a la que podría sobrarle el calificativo ya que si algo aporta el símbolo por definición es “potencialidad” y por lo tanto su inversión siempre será potencialmente peligrosa, pero no me crean, no crean nada, sencillamente prueben de invertir el principio universal mencionado al inicio de esta “exposición”, pero no con pajas mentales o a nivel teórico, les hablo de ponerlo en práctica y comprueben lo habitable y transitable que sería por ejemplo su hogar o en caso de carecer de él, su casa, piso o ratonera. Si no ven nada extraño también pueden probar de caminar con la cabeza mientras piensan con los pies, aunque quizás si están atentos descubran que en muchos casos ya lo hacemos de este modo y así nos va… Aunque siendo realista lo más probable es que no encuentren nada extraño en estos conceptos, como principios invertidos y los comportamientos que suponen, (pero quizás si en mis palabras) por aquello de que “es lo que hace la mayoría” y “es lo normal” o que cojones me va a influir a mí que se haya impuesto “académicamente” el concepto de Historia Universal para vivir en paz, cumplir mi deber y sobretodo llegar a fin de mes, entendiendo en esta frase que quién llega a fin de mes es el dinero suficiente para pagar las facturas de la impostura (Pues todo son impuestos) en la que vivimos, aunque para ello debamos morir o matar en vida en el intento de conservar así “la gloria” de no haber dejado ninguna deuda pendiente con los dueños de la usura, que son los mismos que imponen inversiones simbólicas como la que aquí se está señalando, precisamente para que la impostura pase desapercibida para quién no tenga ojos para ver, oídos para escuchar y entendimiento para entender.

Verán que si aceptamos la inversión del principio expuesto resulta sencillo perder toda posibilidad de darse cuenta de la trampa, de desvelar la mentira, ya que estaremos tratando de entender con el estómago, el sexo, los pies o peor todavía a partir de instintos intraterrenales, que no están capacitados para entender y dirigir o gobernar. Con lo cual no sólo perdemos la posibilidad de darnos cuenta de ello sino que perdemos toda capacidad de gobierno, quedando ésta a expensas de quién tome las riendas, convirtiéndonos de este modo en esclavos de nuestra propia ignorancia, que por su puesto será rentabilizada por los mercaderes y sus INVERSIONES, de las cuales sólo recaemos en “las financieras” sin ver que éstas no existirían, y de hecho no existen en la vida real, si no fuera porque precisamente se ha invertido muy previamente el principio Universal en sí mismo. Prueba irrefutable de ello es que alguien cualquiera, normalmente lo hará gente considerada “experta”, “letrada” o más ridículo todavía “gente intelectual” (como si esta no fuera no sólo una capacidad sino una condición inherente a la naturaleza del ser humano) puedan hablar de Historia Universal sin que nadie se escandalice, ponga sus manos sobre la cabeza o directamente concedan una discapacidad humana a quién cree semejantes imposturas, mentiras, que por definición siempre serán luciferinas, pero no se asusten por esta última afirmación, no se trata de una cuestión moral de buenos y malos, precisamente la expresión del “mal” es la mentira y su reino la mentira sostenida en el tiempo ilusorio, por lo tanto nuestro único mal es “la ignorancia”, bendita si se reconoce maldita sino se reconoce. Tampoco piensen que se trata de abolir la ignorancia, NO, ésta también está presente en la naturaleza del ser humano, no se trata, al menos en un principio de enfrentar a la ignorancia como enemigo, sino de afrontarla como aliado, para ello no es necesario saberlo todo, claro síntoma de soberbia, más bien todo lo contrario, se trata sólo de ser honesto, lo cual no se logra necesariamente estudiando y de hecho ni siquiera se logra. De este modo uno puede alcanzar a saber lo que sabe y, tanto o más importante, reconocer lo que no sabe, a esto se le podría llamar humildad, lo cual creo que no consta como asignatura en ningún plan de estudios. Precisamente si de algo trata la “Carrera estudiantil”, a parte de un método de inversión, deformación y sumisión que moldea a los individuos para que estén incapacitados para la vida y así desempeñen correctamente sus empleos específicos, es de convertirnos en unos completos ignorantes que al mismo tiempo nos creamos “oficialmente” Personas Universales que han alcanzado los máximos conocimientos posibles sobre las materias cursadas. Lo cual sólo con mencionarlo uno ya(H)ve que es mentira pues conocimiento sólo hay uno y materia también, pero dejando estos apuntes “gnósticos” a un lado, lo peligroso es que además de terminar los estudios sin saber lo que uno es, termina creyendo ser lo que no es.

Dicho todo esto reparo en que quizás todavía no se haya podido entender cuál es el aspecto universal invertido con el concepto de Historia Universal. Aunque si uno define ambos conceptos por separado verá que lo Universal no puede reducirse a lo histórico, pues de ser así dejará de ser universal. Con esto es más que suficiente y no hace falta darle vueltas a la cuestión del tiempo lineal e irreal propuesto por la historia, que tan sólo es un convenio pasajero de unos cuantos seres que quieren reducir el tiempo a su reducido campo de visión e interés personal. Aun así, si le quieren dar vueltas al asunto del tiempo probablemente tarde o temprano se darán cuenta de que éste no existe como nos han contado y que precisamente “es cíclico” y por lo tanto da vueltas, como nosotros cada vez que pretendemos expresar lo universal en un pequeño fragmento limitado que potencialmente invite a contemplar la eternidad.

Para terminar una pequeña aclaración, dando por entendido que en general este texto no pretende aclarar nada, ni ser un postulado, pero si dejar en evidencia que desde aquí no se discute la posibilidad o veracidad de una supuesta Historia Universal, tan sólo se observa lo ridículo, reducido, invertido y falso que resulta tratar de concebir dicho término con lo cual se descarta toda posibilidad de posicionarse frente a él pues no existe y además no puede existir porque no es de ningún modo posible y por lo tanto ni tan siquiera podemos entrar a su valoración pues estaríamos entrando en el campo fenoménico de la imaginación particular de algunos, lo cual no nos compete.

Apareador

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Búsqueda de la verdad, Espiral reflexiva, Reflexiones diversas y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿¡¿¡¿ Historia Universal ?!?!?

  1. Pingback: ¿¡¿¡¿ Historia Universal ?!?!? | MENADEL PSICOLOGÍA Clínica y Transpersonal Tradicional (Pneumatología)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s