Las Divinas Lecturas XXIII – Ibn Asad

Un muchacho de quince años estaba en la escuela, sentado en un pupitre próximo a la ventana. Como cada mañana, el profesor explicaba la lección del día, a la cual el chico no prestaba la mínima atención. Por la ventana, el niño miraba hacia el jardín y el patio, y quedaba ensimismado en sus pensamientos durante horas.

Al terminar la explicación, el profesor llamó al niño por su nombre, y le ordenó ponerse en pie. Le dijo: “Bien, yo ya he terminado la clase. Ahora usted me va a dar la lección de hoy. Si no me explica con detalle todo lo que ha aprendido, se quedará castigado aquí después de la hora y no saldrá afuera.”

El muchacho respondió sin dudar: “La lección que he aprendido hoy es que si no memorizo sus palabras, siempre me obligarán a hacer lo que no quiero.”

Acerca de Apareador

Pueden contactar con el autor en el correo electrónico poesiamanifiesta@hotmail.com.
Esta entrada fue publicada en Autores. Re-Citando Lecturas, Ibn Asad y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Las Divinas Lecturas XXIII – Ibn Asad

  1. Pingback: Las Divinas Lecturas XXIII – Ibn Asad | MENADEL PSICOLOGÍA Clínica y Transpersonal Tradicional (Pneumatología)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s