El Fin De Lo Que Fuimos (Ibn Asad)

(Copio todo el artículo tras la “desparición” de la web de Ibn Asad)
Publicada el 18 de agosto de 2015 a las 14:10
Un lector me comentaba después de la lectura de El Hijo de León: “Tú debes de ser rico. Estoy seguro.” Y yo le pregunté: “¿Por qué?”. A lo que me respondió: “Porque a los pobres no les preocupa el fin del mundo sino llegar a fin de mes.” A pesar de la sabiduría que demuestran estas palabras, este viejo lector se equivoca en dos cosas: 1) No soy rico (al menos, no, en dinero); y 2) Lo cierto es que yo nunca he abordado una cuestión parecida a un “Fin del Mundo”, porque no tengo cualificación desde mi contexto iniciático. A nivel personal, según la reflexión de este hombre, debo de ser también “pobre” de espíritu, porque la cuestión del “Fin del Mundo” desde una perspectiva religiosa -digamos judeocristiana- me resulta irrelevante. No me interesa eso. Tampoco me preocupa.

Lo que sí que he tratado extensamente en ese libro (supongo que este amigo se refería a eso) es algo muy diferente y que no tiene ninguna relación con lo que vulgarmente se llama “religión”. Me refiero al fin, sí, pero al fin de una humanidad (nuestra humanidad, humanidad no como animal, no como especie biológica, sino como paradigma existencial). El fin de una humanidad que solapa el comienzo de otra, no tanto a modo de telón teatral que caerá en el futuro para separar los actos, sino como un proceso de transformación del que -ya; sí, sí, sí: ¡ya!- formamos parte. ¿Lo dudan? ¿De veras se imaginan en 2035 haciendo esto que están haciendo, pensando eso que están pensando, creyendo en esto que están creyendo? Permítanme ser yo el que lo dude.

Para que un mundo llegue a su fin, damos por sentado que tuvo que tener comienzo. En el caso del Universo, desde una perspectiva de alto conocimiento (no me refiero a la Astrofísica), el principio y el fin del mundo están aún por ver. Como todos los grandes enfrentamientos filosóficos de la modernidad, la oposición entre Creacionismo y Evolucionismo se fundamenta en el denominador común del error mutuo que, como tesis y antítesis, no deja ver la tercera vía que siempre estuvo ahí: la síntesis que demuestra que ni toda religión habla de “creación” ni toda ciencia habla de “evolución”. Aún hoy se habla del Parinama-Vada, el conocimiento del Parinama (palabra que los religiosos traducen como “creación” y los científicos como “evolución” sin ser ni una cosa ni otra). La reserva donde esa cosmovisión ha sobrevivido es la Tradición Indoaria; supongo que por puro capricho histórico, casualidades del tiempo, coincidencias del espacio. Digo esto porque no tengo ningún interés en convertir a nadie al hinduismo sin yo serlo, ni vender ninguna figurita de Buddha o estampita de Krshna. Lo que hago es afirmar que esa cosmovisión existe y que sigue existiendo, y señalo cuándo y dónde está. El Hijo del León, va sobre eso: no sobre el “Fin del Mundo”, sino sobre la transformación del ser humano. Y sí, esa transformación pasa por el fin del ser humano que soy y eres, y el advenimiento de un humano que será y que (he aquí la parte subjetiva y muy discutible de mi tesis) ni tú ni yo sobreviviremos para ser.

¿Por qué no sobreviviremos? Pues también lo abordo en el libro. ¿Hay guerras? Sí, las hay y las habrá. Terribles. ¿Hay crisis de todo tipo? Sí, las hay y las habrá. Fíjate en ellas ¿Hay enfermedad, crueldad, miseria? Sí, claro, hay y seguirá habiendo, cada vez con más virulencia. Pero no identifico a nada de esto como el agente exterminador principal que arrasará lo que, para bien y para mal, ahora somos. Es la escalada tecnológica orientada a la transformación radical del ser humano lo que acabará con él desde nuestra perspectiva, lo inaugurará desde la perspectiva venidera, y lo “mejorará” desde el credo transhumanista. Y esa es la palabra clave: Transhumanismo. He hablado sobre esto desde 2005 y creo que no lo hice bien. Cuando se dice Transhumanismo se piensa en ciborgs, robots, Blade Runner, Hollywood, Terminator, Hasta la vista, baby… Quizás esa sea la parte más llamativa y espectacular de una realidad ya presente (¿Quieren verla? Pulsen aquí.) Pero la cara más potente y amenazante de este Transhumanismo no tiene que ver tanto con organizaciones o proyectos particulares, sino con un giro de paradigma cultural ya realizado allá por 2001, que coloca al ser humano como elemento pasivo y dependiente de una tecnología que promete dar lo que más de veinte siglos de Cristianismo no han conseguido salvo en forma de promesa para un futuro trazado por una Escatología que falla más que una escopeta de feria. A propósito de lo que dice mi lector amigo, si yo fuera rico me interesaría muchísimo más por la moto que me puede vender Ray Kurzweil, que por el que vende esos tochos de libro que corta tan rápido el rollito de los millonarios con aquel “…es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que el que un rico entre en el Reino de los Cielos.”

Es eso, esto (esta tecnología de la que dependemos), la que acabará con nosotros, silenciosamente, sin que nadie diga nada, salvo en algún blog marginal para gente rara. Piénsenlo. Yo les escribo estas líneas desde mi Mac y se lo envío desde mi navegador Tor (para que la policía del pensamiento cibernético no me siga la pista). Mientras lo piensan, pueden compartirlo por Facebook, pueden enviárselo por Whatsapp a los amigos vituales, pueden twittearlo con “seguidores” que nunca han visto… Mientran lo discuten aquí en el blog, aquí en la web, aquí en internet, no importa que accedan a ello por Windows, Android o Linux… quizás lleguemos a una conclusión a la que yo llegué con el viaje narrado en El Hijo del León: estamos vaticinando un fin que ya fue.

 

Comentarios:

Ibn Asad
Son puntos de vista personales, en primera persona, lo que yo pienso:

a) Sigo pensando que lo judío -la religión judía- ejerció de disfraz en algunos momentos de la historia para este movimiento. Hoy ese disfraz ya no tiene validez. Hoy en día reducir “judío” a esto que tratamos sería un grave error. ¿Son sionistas? Sí, pero tampoco en un sentido estricto, sino sionismo como algo anterior y más amplio al sionismo decimonónico de Herzl. Este sionismo al que me refiero es el del actual estado de Israel, sí, pero también un sionismo que existió y existe fuera de un contexto judío: en la Iglesia hay ese sionismo al menos desde el Temple, la masonería europea en su conjunto es sionista en ese sentido. Francisco es sionista. El Dalai Lama es sionista. Todo ese movimiento ecuménico es sionista. La New-Age es sionista. ¿Hay un sionismo islámico? Pues claro que lo hay, el que han articulado las sociedades secretas islámicas, que proyectan los estados de Arabia Saudi, Qatar, Egipto. El actual Reino de España y sus dos reyes son importantes testaferros de este sionismo. Supongo que para este movimiento de subvesión global es muy importante y útil esta confusión del lenguaje: si no hay un término que pueda usarse para este movimiento, se deberá sin duda a que ese movimiento no existe. Pero existe. Sionistas es adecuado. A mí me gusta más el término “globalistas”. Alguien les llamó “anticristianos”, y lo cierto es que es una manera muy precisa y rigurosamente exacta de referirse a ellos, a pesar de lo ampuloso que suena.

b) Yo no creo en ningún libro, y pienso que nadie es capaz de “creer” en un libro en un sentido estricto. Los libros están para leerlos, no para “creerlos”. Todo lo que podemos hacer con un libro es leerlo, estudiarlo, analizarlo… y lo que me ocurre a mí con la Torá y con la Biblia en su conjunto, es que no hay por dónde cogerla. En ellos no hay cohesión ni filológica, ni lingüistica, ni histórica, ni teológica, ni religiosa, ni étnica… la única coherencia que se puede encontrar en la Biblia es la numérico-cabalística. Por eso sigo pensando que la auténtica “lengua sagrada” de todos los “libros sagrados” es la Matemática (de eso va, en parte, El Hijo del León) ¿Qué hacemos entonces con las sagradas escrituras? Pues que cada uno haga con la suya lo que quiera. Pero en lo que a mí respecta, yo recomendaría no tomarse ningún libro (sagrado o profano) demasiado en serio.

★ Ibn Asad
13:44 Eel 25 Ee agosto Ee 2015
c) Yo entiendo que se me tache de derrotista, de pasivo, de agorero, y que se malinterprete esto que digo: en términos generales, no se puede revertir este proceso, ya está acelerado hasta un punto de no retorno y no va a ser frenado por nuestras opiniones (y muchísimo menos por ningún “despertar de la conciencia” que nadie sabe muy bien qué es exactamente). “Ser consciente” de que está siendo pescado en una red, ¿salva al pez de la muerte y de ser pescado y comido? No, sólo le sirve para decirle a los coleguillas del banco de peces, “mira, estamos siendo pescados.” Algunos coleguillas le dirán “¡es verdad, tío!”; otros dirán “¿Pero qué dices? Vete a cagar…). Pero esto es irrelevante y completamente inoperativo en este proceso de pesca. O como dijo por ahí, en otro post, el Príncipe, “esta guerra no puede ganarse”. Desde mi punto de vista, podemos elegir entre ser aplastados con dignidad o ser aplastados sin ella.

Ojalá alguna palabra aquí dicha facilite elegir la primera opción.
Saludos.
Eduardo
16:43 Eel 26 Ee agosto Ee 2015
En la segunda parte del comentario del propietario (14.44) dice algo así como, al menos así lo interpreté, que no vale de nada estar consciente, de que te van a comer igual. Me pareció demasiado materialista. Lo que afirma no lo discuto porque nada se del futuro, pero creo que sí es esencial ser consciente de lo que pasa y porque pasa, al menos para lo mismo que él pregona: dignidad. La dignidad, como la verdad, el honor, el amor, no son virtudes de origen humano. Si lo fueran serían “naturales” en él hombre. Son Valores supra-humanos que deben ser conquistados a través de lucha y victória sobre su propia materialidad. Es claro y obvio que estamos todos en el mismo barco que se afunda, y eso debería ser lo de menos para quien conserva su Centro. Es claro tambien que “centrado” o “descentrado” podremos todos, talves, ir por el mismo ralo, pero la muerte, llevará o se nutrirá de lo que le pertenece. Para mi, ser Consciente es haber recuperado el saber de que algo en mí no pertenece a la muerte exclusivamente. Creo que la muerte, no es niveladora como se cree. Talvez eso es lo que nos querian decir los mitos de fravatis y walkirias. La victoria no es conservar la vida, sino morir con Honor o Dignidad.

★ Ibn Asad
18:57 Eel 26 Ee agosto Ee 2015
Pues sí. Exacto. Eso es lo que yo entiendo también por victoria.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ibn Asad Blog Post-Política y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s