El Brebaje de las zorras (Ibn Asad)

(Copio todo el artículo tras la “desparición” de la web de Ibn Asad)

Los que me ven como un “anti-americano” olvidan cómo y cuánto recuerdo ciertos iconos de la cultura norteamericana que la corrección politica quiere deletar (como dicen hoy mis amigos del spanglish). Y no creo que se me vea ningún plumero cuando se despistan si cito y admiro de la misma manera a Malcom X o a David Duke. ¿Acaso no me puedo interesar por uno de ellos, mucho menos por los dos? En este blog, mismamente, Bobby Fischer comparte altar con Theodore Kaczynski, con Jimi Hendrix o con Phil Anselmo. ¿Qué rayos es todo eso? Las consecuencias de un espíritu libre e independiente que sopla dónde quiere.

Uno de esos espíritus fue el negro que hoy aquí nos ocupa: Miles Davis, un genio en general con una genialidad particular que quiero reivindicar: Bitches Brew. La primera vez que escuché este disco doble fue a finales de los noventa, en casa de un coleccionista de Jazz. Me dijo: “Escucha esto… Es una puta mierda.” Tras la primera audición, no repliqué a mi amigo… en efecto, para alguien al que le gustaba el Jazz, ese disco no podía gustar pues no era Jazz en absoluto. Bitches Brew era otra cosa: lo que andaba buscando.

Era 1970. A Miles Davis le da por reunir a una panda de músicos jóvenes y les pone a improvisar sobre un modo, un pedal rítmico, un ambientillo de ruptura con cualquier padrón establecido de lo que se suponía era el Jazz. Entre ellos había un tal John McLaughlin, un tal Chick Corea, un tal Joe Zawinul, otro tal Larry Young… ¿quién más? Ah, creo que se olvidan nombres como los de Wayne Shorter o Dave Holland… pues ahí estaban esos músicos de Jazz haciendo otra cosa diferente al Jazz, improvisaciones de más de quince minutos inspirados en un modo y un pedal de fondo invocativo al modo de la música indostaní o carnática. Bitches Brew no es Jazz, no es Rock, no es Jazz Rock, ni tan si quiera es Free-Jazz… es pura alquimia.

Siempre tuve claro que Miles Davis, además de un músico excepcional, era un iniciado. Era un mago. Hay muchos trompetistas técnicamente como él. También les hay (pocos, pero les hay) que pueden tocar como él, dando ese uso de la sordina, ese sello introspectivo propio. Sin embago, lo que diferencia Miles Davis de muchos otros es ese nosequé como efecto químico en el cuerpo de quien escucha su música. Su música tiene pretensiones iniciáticas. O en otras palabras que no estén monopolizadas por los plastas guenonianos: Miles Davis fue un chamán, un taumaturgo, un brujo. El Brujo Pirujo.

Es absurdo hablar de “magia negra” y “magia blanca” desde perpectivas morales tratándose de Música. Davis trascendió ese dualismo cromático moral. Bitches Brew dio la vuelta al Jazz como si fuera un guante. Su nombre es adecuado: es una infusión en una olla de bruja, una libación de alquimia sexual. Las críticas especializadas fueron feroces… sin embargo, está por demostrar que Bitches Brew fuera un disco de Jazz. Su alcance, su intención, su impacto fue otro. En su día, pocas personas lo comprendieron. Cuarenta y cuatro años después, empiezo a entenderlo ahora.

Como el Zaratustra de Nietzsche “nació póstumo” en palabras de su autor, los discos suprajazzísticos de Miles Davis sonarán muy diferentes durante los próximos veinte años. Recomiendo la audición de Bitches Brew a quien se atreva a ver en la Música lo que realmente es: un potente método de transformación personal, indómito, libre y al margen de la involutiva inercia de quien quiere meter a Dios en una lata de mp3 y venderlo enSpotify. ¿Quién dijo que la Música es para todos, Music for Everyone? Pues no: La Música, si quiere mantener la mayúscula, será sólo para pocos, para los que tengan la fortaleza y el aguante para soportar la dolorosa metamorfosis que no acabará con ninguna muerte. Unos conciben el postmortem como purgatorio, otros como un túnel, otros como una luz a la que dirigirse, como cielo o como infierno… yo concibo la vida después de la muerte como una jam session.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ibn Asad Blog Post-Política, Sonido primordial - Música y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s