Viaje en el tiempo a Afganistán (Ibn Asad)

(Copio todo el artículo tras la “desparición” de la web de Ibn Asad)

Ya está disponible mi nuevo disco, el primero íntegramente de exporación del rubab afgano, con el nombre Time Travel to Afghanistan (el inglés no es por esnobismo sino para llegar al público fuera del contexto de la lectura de mis libros).

Hablar de mi contacto con el rubab y con la música afgana es hablar de mi contacto con el luthier que construyó mi instrumento. Este luthier nació en Kabul pero emigró a Pakistán poco antes de la llegada de los talibanes al poder. Él mismo dice que fue “lo mejor que hizo en su vida” : lo primero que hicieron los talibanes cuando llegaron al poder fue perseguir a la etnia hazara (él es hazaro); lo segundo que hicieron fue destruir el patrimonio cultural afgano, entre otras cosas, Bamyan (que lo convertí en la merecida portada del disco) y la música tradicional afgana. Muchos músicos, luthiers, bailarinas… fueron asesinados por ejercer su oficio. Muchas casas de músicos fueron atacadas. Prohibieron la música. Resulta increíble pero así fue: prohibieron la música.

Pues bien: este misterioso grupo Talibán no salió de la noche a la mañana. Fue soportado y armado por los EEUU. Los americanos se interesaron por los talibanes en su guerra imperialista contra los soviéticos. Y después, dieron la vuelta a la tortilla con el pretexto del 11-S y destruyeron el país doblemente. Lo poco que quedaba en pie, las fuerzas militares norteamericanas lo destruyeron en nombre de la coartada de liberar al mundo del régimen que ellos mismos apoyaron en su escalada al poder. A este crimen lo llamaron “Liberación de Afganistán” y resulta la puntilla final de una de las culturas más ricas de la presente humanidad.
Por eso, a este luthier lo valoro como a un ejemplar vivo de una rara especie en peligro de extinción. Él vive en Peshawar y subsiste no tanto de la construcción del rubab, sino de otras labores de artesanía no musical. Mi instrumento es una versión reducida del kabuli rubab, especialmente hecho para ser transportado y viajar con él. Me lo envió a Europa vía Londres. Yo lo llevo siempre en mis viajes. Mide unos 80 cms y no debe de pesar ni cuatro kilos. El sonido que obtengo de él no parece el propio de un instrumento tan sencillo y pequeñito.

En consonancia con esa sencillez, el disco muestra seis grabaciones de mi práctica del género naghma-ye kashal de lo que en la música indostaní es Raga Bhairavi. Bhairavi es el nombre femenino de la divinidad en el esoterismo shivaista. Elegí este raga femenino como homenaje y reivindicación de esa cultura afgana olvidada que aparece en mi último libro, El Hijo del León. Un Afganistán culto, rico, elevado, alto, ario, guerrero, noble, fuerte, bello, sabio … al que la actual humanidad superviviente del S.XXI le debe tanto, quizás sin saberlo. El disco no tiene otra pretensión musical que explorar un instrumento considerado“El León” de los instrumentos a través de una improvisación meditativa con la que les invito a dejar a un lado las músicas industriales (aunque sea por media hora). Si su casa es silenciosa, cuando llegue la noche, escuchen este Time Travel to Afghanistan… no sé si conseguirán viajar en el tiempo con mi música… no lo creo… pero les garantizo que descansarán bien y despertarán mejor.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ibn Asad Blog Post-Política, Sonido primordial - Música y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s