¿Revolución? ¿Podemos? ¿Cambio? ¿Guerras? ¿Nada?

 

Si alguien ha ganado las guerras, las revoluciones, cambios de gobierno y las elecciones hasta hoy, en la historicidad conocida, han sido obviamente siempre “los mismos”, aunque quizás no en simple apariencia y por lo tanto, los que han podido relatar esa historia de cambios de gobierno como han querido hasta el presente.

Por lo tanto si se pretendiera un auténtico cambio de todo lo establecido no existiría tal cantidad de bandos enfrentados bajo infinitos pretextos para identificarse bajo una misma realidad infrahumana que al mismo tiempo tratan de crear una uniformidad insostenible, que ya existe en gran parte del mundo globalizado, pero que es inexistente en la naturaleza.

Con tal cantidad de falsos líderes pretendientes de subir al poder trabajando o mejor dicho empleados bajo una misma financiación, la del dinero-deuda privatizado, y por lo tanto misma finalidad, no hay duda de que resulta inútil cualquier movimiento en esta dirección, no aporta ninguna libertad ni la pretende.

No existe otro cambio que el que podamos ejercer sobre nosotros mismos, así que sin duda todos y cada uno tenemos de alguna manera la libertad de afrontar esta situación como queramos.

Hace algún tiempo escribí estas palabras: Todos somos parte de una forma o otra del sistema, por lo tanto no se debe enfrentar al sistema ya que si uno para el sistema se para, si uno cambia el sistema cambia, pero si nos enfrentamos a otros alguien saldrá herido…

Llegados a la visión, influida en la mayoría de casos por la televisión (esa visión a distancia creada por un visionario y financiada por un millonario) que nos ofrece el panorama de la realidad globalizada hoy en día nos podemos preguntar, ya pero si aun así es el sistema establecido el que ataca y destruye la vida humana impunemente,

¿Que puedo hacer ante tal ataque indiscriminado hacía la vida y la naturaleza?

Pues mi humilde y modesta opinión (pues no apoyo la violencia), aunque la realidad ciertamente es violenta y la vida también tiene momentos que pueden ser vistos como violentos, aún menos apoyo la violencia armada, y aun menos desalmada, es que ante esto un simple hombre sólo puede optar por defenderse con valor y valores, protegerse y trabajar criando vida desde el alimento hasta el nacimiento y compartiendo y expresando el alma a través de la creación artística, se cual sea su forma, de manera indiscriminada para reconocernos, pues nosotros desapareceremos del mapa de la misma forma que aparecimos en él, pero lo que dejemos sólo depende de nosotros.

Todo esto escrito por un hijo, que todavía es niño, y que consciente de que ha sido engañado sistemáticamente y mal criado por este sistema, un sistema que a base de tecnocracia nos ha llevado de la mano a la destrucción familiar en occidente y por extensión al mundo globalizado, pues las personas olvidan cual es la empresa de la vida del ser humano, la vida, la familia.

Un sistema que obviamente atrapó a mis abuelos y a mis padres después, como a tantos otros, los cuales ya salieron de su hogar familiar de una manera “desestructurada” en cuanto a la empresa de la vida, pues todos ellos ya eran empleados por otras empresas familiares (como todas las que existen por grandes o pequeñas que sean) y mercantiles a cambio de dinero y promesas de prosperidad a través del propio dinero, subiéndose así al carro de otras “empresas” que vendían prosperidad apartándoles de la “nefasta” vida “campestre y rural”, la vida cerca de la vida, pues necesitaban privatizar la tierra que nuestros ancestros han trabajado sencillamente para vivir y darnos vida y todo ello apoyado en un plan industrial ya en marcha, publicitado por un marketing social y un academismo elitista, potenciado por una investigación “científica” absolutamente mercadeada y financiada por los ideólogos del plan de marketing de la “nueva” vida problema-reacción-solución, es decir, generas un supuesta necesidad en forma de comodidad, que al mismo tiempo genera un carencia para la cual el mismo que te vende la comodidad te vende el remedio o solución, lo cual también es aplicable a la política. Todo esto siempre teniendo en cuenta una máxima mercantil y de mercado, que es la siguiente, lo primero que necesita un vendedor son clientes, de otra manera resulta imposible, y la segunda implantada ya totalmente es que la empresa debe obtener beneficios económicos, es decir, ganar dinero, así se entiende que por ejemplo quién se dedica a matar ratas necesita que existan ratas y además que estas sean una molestia para las personas, ¿Como sino seguiría funcionando su empresa?. Aquí uno puede observar que hoy en día cualquier actividad resulta ser susceptible de convertirse en negocio y de hecho ya lo son, lo cual hace extensible esta reflexión a cualquier actividad, abriendo así un abanico inmenso de actividades que podían haber sido expuestas en esta reflexión, tantas como abarca la vida, como por ejemplo: industria farmacéutica, militar, cultura pop, narcotráfico, ONG, funerarias… donde interviene el dinero y su interés implícito e ilícito aunque su privatización ha sido legalizada hace décadas, además muchas actividades pueden considerarse directamente ilícitas desde diversos puntos de vista aunque no intervenga el dinero. Observando todo esto alguien puede preguntar, y bien, si todas las actividades persiguen únicamente ganar dinero-deuda (FIAT) y éste es fabricado de manera privada a cambio de un interés, ¿Que interés real persiguen quiénes fabrican el dinero-deuda? Obviamente carecen de la necesidad de dinero para ellos pues tienen el poder de crearlo, con lo cual parece claro que mientras todos compran su producto y lo persiguen incluso hasta la muerte para construir un mundo de artificios que muestre sus carencias “naturales”, ellos parecen carecer de esta necesidad pues cuentan con la impresora mágica, que les otorga el control absoluto de todo mercado y sobretodo con la idea mercantil instaurada, de manera ilusoria, por encima de la vida en un mercado libre donde lo único que circula, vive, crece, se cultiva y se reproduce de manera absolutamente libre es el dinero y toda la miseria e infrahumanidad que esta ilusión genera, por encima de la vida en cualquiera de sus formas, aún así necesitan el dinero en la medida en la que éste les otorga aparente poder, pues el verdadero poder siempre ha residido en el conocimiento de la realidad, los seres y la vida. Este conocimiento se puede usar en distintos sentidos y uno de ellos obviamente es aprovecharlo para someter al ser que desconoce o carece de amplitud de conciencia y entendimiento para observar esa realidad. Con esto sólo digo que el dinero tan sólo es el verbo hecho papel, para impersonalizar un dominio evidente de un falso Dios, junto a la empresa más antigua que nos ofrece su otro falso Dios y ya mercadea con la humanidad bajo el pretexto de la fe desde hace milenios.

Todo esto, sucede en un escenario de guerra y posguerra mundial, en el caso de España, guerra civil donde incluso familiares se dividían en bandos políticos e ideológicos, y donde se implanto un régimen militar financiado como todo por banqueros, que industrializo el país, destruyó cualquier reducto de comunidad rural apartada de “la modernidad”, y sirvió de olla a presión de represión perfecta para crear un caldo de cultivo que estallaría en un libertarismo desbocado dispuesto a aceptar cualquier imposición internacional que nos liberará del tirano, monigote de bigote, que nos pusieron al frente por un tiempo, todo ello impulsado por el fenómeno del american way of life entre otros que impulsaron de manera definitiva una repentina necesidad de “los jóvenes” a “independizarse” de sus casas y familias “anticuadas” y “esclavizadas” a trabajar la tierra y criar niños (¿Que más necesita la vida para seguir su curso?, y por cierto nosotros formamos parte de esos niños pues también somos y hemos sido niños necesariamente). que en gran número obtenían su propio alimento y sustento con el trabajo conjunto para una única unidad familiar o comunidad pero ya se sabe que la familia de la humanidad ha crecido mucho y en medio de tanto hombre y mujer, sus descendencias y conflictos , obviamente el número de “cabrones” e “hijos de puta” ha ido en aumento, en términos genéricos y se pueden encontrar en casi todas las casas.

Con todo, si soy capaz de observar la vida con integridad, sin duda que es gracias al amor incondicional de mis padres, estos mismos padres que aceptaron muchas condiciones externas y promesas de futuro, como todas las generaciones, incluida la mía, sobretodo de los dos últimos siglos y lo hicieron también cegados por ellos mismos al tratar, en muchos casos, de “ascender” en una escala social, económica, de seguridad, prosperidad y bienestar realmente inexistente que les supieron vender, pero siempre con la vista, aunque fuera mermada o cegada como la de todos en mayor o menor grado, puesta en el amor incondicional a sus hijos.

Como hijo y aprendiz considero necesario conocer la realidad de mis padres, abuelos, ancestros y su entorno, para entender mi existencia en particular y la vida en general, con lo cual nunca puedo dar la espalda a la realidad.

Por mucho que se quieran cerrar los ojos la conciencia es firme y conoce la amplitud de la realidad y la estrecha visión de la vista, la mente y el ego y apego material, esa conciencia que es innegable y que no se encierra tras ninguna reducida visión egocéntrica de la vida, y no le importa soltar toda la mierda que ha esparcido y le ha tocado tragar pues no se apega a ella sino a la realidad de vida que esta misma mierda quiere tapar y destruir en un intento suicida ilusorio de mutar lo inmutable, de convertir en verdad la mentira, no en un futuro incierto, pues siempre lo es, sino en un presente inmediato imposible con el que muchos van a topar y están ya topando continuamente y que necesariamente necesita un desagüe monumental para arrastrar toda esta construcción de un mundo demente exclusivamente material…

Hasta aquí las observaciones de hoy de un don nadie sin más don que la observación consciente y una alma más para la expresión.

Terminare con una pregunta: ¿Cómo es posible que antiguamente convivieran 3 y hasta 4 generaciones en una casa con muchos hijos y actualmente 2 personas no tan sólo les cueste económicamente sino que no sepan convivir? 

La duda económica se disipa sencillamente, desde mi punto de vista, porque antes quizás vivían 12 en una casa en el campo para la que trabajaban todos con una factura, factura que fue aumentando con más facturas a causa del estado de bienestar, ya se sabe que el impostor cobra impuesto, y si a eso le sumamos que los mismos 12 que vivían en una casa ahora pueden tener tranquilamente 1 casa y 3 pisos además de 6 coches, con lo cual si las facturas politicocorporativas no hacen más que ir en aumento en las últimas décadas y a eso le sumamos la contribución particular de cada casa, familia, dividida para “independizarse” hace que los beneficios para los mercados se hayan disparado en las últimas décadas de una manera exponencial muy grande que como podrá observar algún lector tampoco ofrecen ni pueden garantizar ningún estado de bienestar, y si observa algo un poco más amplio podrá ver que con tal cantidad de pagos por parte de la población en cada una de sus acciones, (recuerdo que respirar también se paga en forma de impuestos -CO2), y aun así la deuda privada y pública no hace más que aumentar año tras año de manera global.

Desde aquí nunca se señalan culpables, por diversos motivos, no conduce a nada más que tratar de ser juez del mundo y para eso ya existe la conciencia de cada uno que es donde recae la concepción de culpabilidad propia, que como recurso rápido puede tratar de disolverse culpando  en exclusiva a otro, lo cual resulta infantil (que no infante: 1. m. y f. Niño que aún no ha llegado a la edad de siete años) y no aporta nada.

Otra opción es dejar de mirar hacia esa dirección justamente porque se sienten culpabilidades no muy lejanas pues como decía estas siempre recaen realmente sobre uno, lo cual sólo aparta del conocimiento de la realidad (conocido como ceguera) y no aporta entendimiento lo cual genera incomprensión ante ciertas realidades que llevan al olvido de principios como el amor que se transforman en miedo a causa de la ignorancia.

Aplicando estas últimas palabras a querer ver al mercado como único culpable de la situación actual podemos observar de manera sencilla que un mercado no funciona, ni tan si quiera puede existir sin clientes ni consumidores, así que no esperen encontrar culpables en mis textos pues cada uno es considerado libre, consciente y responsable de sus actos.

 

Apareador

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Búsqueda de la verdad, Espiral reflexiva, Reflexiones diversas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Revolución? ¿Podemos? ¿Cambio? ¿Guerras? ¿Nada?

  1. Pingback: Debate sobre Chemtrails, con Ibn Asad | Poesía Manifiesta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s